lunes, 19 de noviembre de 2012

Desde la barandilla


De vez en cuando, conviene pararse a pensar, y meditar sobre muchos de los aspectos más importantes de nuestra vida. Reconsiderando nuestra manera de actuar, el modo en que afrontamos las dificultades, o hacia dónde nos estamos dirigiendo. Asomándonos así, a una barandilla por la que podamos ver desde fuera, el mar inmenso de nuestro interior, y desde la que nos contemplemos a nosotros mismos tal como somos, con nuestros errores, nuestras debilidades, nuestras cualidades y nuestras ilusiones.
Sin un ejercicio de revisión periódica de lo que somos y de dónde nos encontramos, posiblemente nos embarquemos en una forma de vivir por inercia, llena de superficialidades y en la que no controlemos ni nuestro rumbo ni nuestro destino.
Texto: Manolo Torres



Otras entradas anteriores:



3 comentarios:

  1. Al mismo tiempo que miramos hacia dentro no hay que perder de vista lo de fuera, que la reflexión interior no nos haga olvidar a los de nuestro alrededor.
    ¡Qué envidia de barandilla! Invita a quedarse en ella.

    ResponderEliminar
  2. Desde esa Mágica Barandilla nos invitas a reflexionar y no estancarnos en una vida superficial, sin chispa ni sustancia.
    Muy buena Entrada y grande Imágenes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Muy bellas imagenes. Me encantan el encuadre y la edicion. Los tonos son preciosos.

    Y muy acertadas y sabias palabras

    Un abrazo, amigo

    ResponderEliminar