domingo, 16 de junio de 2013

La constancia

Entre las virtudes más dignas de elogiar está la constancia, que tiene el poder de acumular los esfuerzos, que aún siendo suaves e inapreciables, con el tiempo consiguen cambiar las cosas. El ejemplo típico es el agua y el viento, que con el paso de los años, de forma lenta y sin descanso, desgastan y erosionan piedras y terrenos, creando paisajes con aspectos realmente impresionantes y sorprendentes.
Es curioso, pero es una cualidad que cuando causa admiración o conviene a nuestros intereses, la juzgamos positivamente y la llamamos como “constancia” o “perseverancia”. Aunque si nos disgusta o nos perjudica, la desvalorizamos con la denominación de “tozudez” o “cabezonería”. La diferencia entre ambos términos, es casi siempre una cuestión de apreciación, que varia de una persona a otra, según el momento, o dependiendo de las circunstancias.

Aunque, lo que sí está claro es que resulta difícil ser constante en cualquier aspecto de la vida, y requiere mucha paciencia. Mantener nuestros esfuerzos incesantemente en la misma dirección sin que nos distraigamos, nos decepcionemos o sin que cambiemos en algún momento de rumbo, se hace complicado. Por eso, para evitar el desaliento en nuestros planteamientos a largo plazo, es importante marcar metas intermedias, con logros más cercanos, que poco a poco nos encaminen y nos animen hacia el objetivo final.
Texto: Manolo Torres



Últimas Entradas:


Otras Entradas:
   
   
   
   


4 comentarios:

  1. Buenos días Manolo:
    Una constante contigo es la calidad de tus fotos y tus pensamientos. Aunque te parezca increíble, tu contraluz me ha dejado sin palabras.
    Besos: Sol.

    ResponderEliminar
  2. Una reflexión bastante acertada, acompañada de unas buenas imágenes de esas erosiones que ocasiona el agua y el paso del tiempo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. La constancia es está siempre presente en el dia a día Manolo, para que lleguemos a buen puerto sin desaliento:))
    Bellas imágenes de la erosión del viento.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola Manolo! Como siempre, eres un pozo de sabiduría interior al que me gusta asomarme pues siempre me hace reflexionar y eso es importante. La satisfacción conseguida rápidamente, no dura nada (desgraciadamente es lo que impera en nuestro tiempo) la recompensa se encuentra en el esfuerzo, no en lo conseguido. Un esfuerzo total es una victoria completa creo recordar que fue Mahatma Gandhi quien lo expreso así y no puedo estar más de acuerdo, Leí en alguna parte que la constancia es un puente entre el deseo y la realización así esas preciosas piedras que nos muestras son un claro ejemplo de constancia, pero claro, a las piedras nadie le pidió opinión, no te parece…
    Recibe un cordial saludo.

    ResponderEliminar