jueves, 2 de enero de 2014

Cuando comienza un nuevo año

Cuando comienza un nuevo año, siempre ponemos en él las mejores esperanzas y todos los deseos que encerramos en nuestro interior. Es como contemplar un hermoso amanecer lleno de color, en el que se perfilan las siluetas del sitio al que tenemos que llegar, pero sin que se pueda apreciar con claridad sus detalles. Muchas veces la ilusión y el optimismo nos idealizan lo que nos espera, aunque eso es algo que nos ayuda a seguir adelante en nuestra vida.
Pero las cosas no siempre son como pensábamos, y poco a poco el futuro nos va descubriendo realidades que pueden llegar a decepcionarnos o a dañar nuestros sentimientos más profundos. Frustrando muchas de las metas que nos habíamos propuesto y cambiándonos los caminos que teníamos trazados por otros de destino incierto.
Sin embargo, la mejor manera de afrontar los problemas que nos llegan, es aferrarse a nuestros seres queridos y encontrar la forma de levantarse, mirar al frente y buscar nuevos horizontes hacia los que dirigirnos. Forzando la cicatrización de las heridas que podamos tener, para seguir avanzando con el mayor grado de optimismo y de pasión que nos sea posible.

Texto: Manolo Torres



Últimas Entradas:


Otras Entradas: