sábado, 22 de septiembre de 2012

Solo entre la gente


No hay sensación menos deseable y más entristecedora, que el sentirse solo estando rodeado de gente, sin tener a nadie a quien le importes, que comparta tus problemas, que te comprenda, y que se interese por ti. La soledad es un estado que ansiamos cuando nos vemos abrumados y desbordados por la compañía de los demás. O cuando queremos encontrarnos a nosotros mismos para tener nuestras reflexiones y momentos más íntimos y personales. Pero es una losa muy difícil de levantar y llevar a cuestas si no se busca, y en especial, si viene por la muerte y la ausencia de nuestras personas más queridas. Sumándose así, los sentimientos de soledad y el del dolor de una pérdida irreparable, que dejan un profundo hueco muy difícil de sobrellevar, si no se dispone de alguien al que agarrarse para que nos sirva de apoyo.

Texto: Manolo Torres


Otras entradas anteriores:


domingo, 16 de septiembre de 2012

Cuando visito una ciudad


Cuando visito una ciudad o una localidad que no conozco, me gusta mirar y observar a la gente que está en ella y circula por sus calles, su actitud, su forma de ser, y su manera de vivir. Porque esos aspectos, nos dan una visión complementaria y tan representativa como la que se tiene contemplando sus edificios, avenidas y parques.
Cada lugar tiene una personalidad propia, que en gran medida, viene definida por las personas que la habitan, por lo que hacen en su vida cotidiana, por los intereses que comparten, por sus problemas, y por la forma en que afrontan estos y los solucionan.
Lamentablemente, la mayoría de nuestros viajes son de "Turismo Espress", rápidos y acelerados, en los que vemos muchas cosas, nos divertimos mucho y acabamos deslumbrados por la arquitectura, los monumentos, las obras de arte, las fiestas y las comidas. Pero en donde sólo conseguimos obtener una visión parcial, superficial e incompleta de donde estamos.
Aunque al final, la componente humana de un sitio, es una de las cuestiones que más nos suele impactar e influir, y una de las que al cabo del tiempo más recordamos, tanto por sus impresiones agradables como por las desagradables.

Texto: Manolo Torres




Otras entradas anteriores:



domingo, 9 de septiembre de 2012

En la parada del autobús


Suele ocurrir, que ante determinadas cuestiones, disfrazamos las inseguridades y la cobardía personal, o nuestra incapacidad, con la indiferencia y la falta de interés, adoptando una postura de inhibición. No nos implicamos ni nos preocupamos aparentemente, como esperando que las cosas nos vengan llovidas del cielo, evitando planteamientos sobre lo que queremos o lo que pretendemos conseguir, y mirando hacia otra parte sin complicarnos la vida.
Es igual que si nos vamos de viaje y tomamos un autobús en una parada de un sitio extraño, ignorando la línea que pasa, a dónde nos lleva y los horarios de salida, pero por problemas de comunicación, no averiguamos nada y viajamos con rumbo desconocido, pero lo hacemos con toda la tranquilidad del mundo.
Es verdad que nuestra existencia no se puede programar de marera precisa hasta el más mínimo detalle, porque siempre pueden existir factores imprevistos que nos cambian y nos desvían de lo planificado. Y que por mucho que planeemos y estemos pendientes de algo, no siempre sale como queremos, o al final, no nos llena como habíamos imaginado. Pero no coger las riendas de lo que nos ocurre, ni preparar lo que nos queda por vivir, aunque sea a grandes rasgos, puede crearnos un futuro lleno de frustraciones y de insatisfacciones personales. Y es posible que nos haga llegar a unas circunstancias y a una situación, que no hubiéramos imaginado ni deseado tener.

Texto: Manolo Torres



Otras entradas anteriores:




martes, 4 de septiembre de 2012

Piedras brillantes


Muchas veces me pregunto ¿en qué medida tenemos una personalidad propia y autónoma?, o estamos a merced del viento que más fuerte sopla, dejándonos llevar por el ambiente y el entorno que nos rodea. ¿Actuamos según unos principios?, o nos escudamos en esos principios cuando aparentamos y cuando nos interesa, olvidándolos en otros momentos. Las circunstancias que se nos presentan en la vida y las decisiones que tomamos, no siempre son fáciles y pueden llevarnos a continuas contradicciones, pero con frecuencia acostumbramos a escoger lo fácil en vez de lo correcto, lo que nos beneficia en vez de lo justo, lo que nos gusta en vez de lo conveniente, lo que esperan de nosotros en vez de lo que necesitamos, ... Solemos actuar de manera diferente según el momento y el sitio, o en función de las personas con las que estamos, presentando mil comportamientos, mil caras o mil apariencias distintas. Es igual que cuando miramos esas piedras brillantes de cristal, que según la luz, los elementos y colores que reflejan, o el ángulo desde dónde las miramos, se muestran totalmente diferentes.
Texto: Manolo Torres




Otras entradas anteriores: