sábado, 31 de agosto de 2013

La hora azul

En fotografía, hay ocasiones en las que para captar imágenes exteriores, se busca hacerlas en la denominada "hora azul". Ese es el período de tiempo tras el anochecer, donde el cielo todavía no ha terminado de oscurecerse del todo y adquiere una tonalidad azul muy llamativa. El azul, pese a su carácter frío, nos transmite paz y armonía, adentrándonos incluso, en el mundo de los sueños, en la fantasía o en lo espiritual.
Realmente, las imágenes conseguidas en la "hora azul" adquieren una dimensión distinta muy atractiva, que las hace parecer casi mágicas, y las diferencia enormemente de las realizadas en otros momentos del día.
Pienso que a lo largo de nuestra vida, se producen muchas "horas azules" en las que todo puede adquirir una dimensión distinta para nosotros. Lo triste, es que no siempre sabemos estar pendiente de esos momentos, ni aprovechar la ocasión para vivirlos intensamente, dejando escapar unos instantes que serán irrepetibles.


Texto: Manolo Torres




Últimas Entradas:

         



Otras Entradas:





5 comentarios:

  1. Impresionantes, Profundas y plenas de belleza.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Hola Manolo:
    Me encanta esta cita de Steinbeck que tu post me ha traído a la memoria:
    "Era la hora de la perla, la hora en el que el tiempo se detiene y se revisa a sí mismo"
    Un abrazo: Sol

    ResponderEliminar
  3. La hora mágica que nos invita a reflexionar. Preciosas imágenes.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Estupendas imágenes anocheciendo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola Manolo! hoy tras mi descanso vacacional me he permitido dar una hojeada a lo que se ha publicado en los blogs que me gustan y ha sido un placer visionar esta preciosa hora azul que nos muestras. He tomado algunas en estas vacaciones y desde luego invitan a la reflexión y la contemplación de la posterior puesta de sol, que si estas en el lugar indicado, te hacen sentir la belleza de la naturaleza sin ningún aditivo.
    Espero amigo, que tus vacaciones hayan dado el merecido descanso a tus neuronas ya que sin querer las tenemos un poco alteradas durante todo el año (al menos las mías).
    Un cordial saludo desde Barcelona.

    ResponderEliminar