sábado, 18 de febrero de 2012

El pueblo

Tras recorrer un largo y complicado camino, llegué al pueblo cuando faltaba poco para las tres de la tarde. Era verano, hacía calor y las calles estaban solitarias, pero tuve suerte al encontrar una pequeña taberna en la que me sirvieron un bocadillo y una bebida no demasiado fría. Cuando salí y me di una vuelta por el lugar, sentí la sensación de haberme trasladado en el tiempo a muchos años atrás. No había coches, la tranquilidad era absoluta y el entorno era tan rústico, que parecía casi hecho a propósito para una película de época. Me quise imaginar en lo distinta que sería mi vida de haber nacido en aquel ambiente, y en las oportunidades que posiblemente me habría perdido en un sitio que parecía como olvidado y alejado de la civilización. Aunque después de pensarlo más detenidamente, saqué como conclusión que con un estilo de vida más sencillo y menos ajetreado, quizá tendría la posibilidad de disfrutar mejor de los pequeños detalles cotidianos y valorar más las cosas importantes de la vida. Sin desperdiciar mi tiempo, mi esfuerzo y mi interés, en una montaña de superficialidades que día a día nos ahoga.

Texto: Manolo Torres



Otras entradas anteriores:










4 comentarios:

  1. La esencia de lo Rural. La tranquilidad de lo cotidiano. La serenidad de las conversaciones, la indiferencia de la esfera de un reloj; eso lo perdemos en la Gran Urbe, donde todo va demasiado deprisa y los superficialismos llenan los escaparates.
    Un abrazo, Manolo.

    ResponderEliminar
  2. Precioso trabajo Manolo, me encantan como quedan, como si fuesen dibujos a plumilla o carboncillo, saludos

    ResponderEliminar
  3. Hola Manolo, Como tuviste la amabilidad de pasar por mi blog me he dicho voy a curiosear por el trabajo de este señor, maravilloso. Me encanta ese efecto de plumilla o carboncillo, que da muy logrado.
    Sobre la entrada, pues probablemente tienes razón pero los que somos de ciudad también es verdad que vemos los pueblos desde otra perspectiva, mucho más bucólica ya que no deja ser, como el objetivo de una cámara que de un deplorable espectáculo nos puede dar la mejor de nuestras imágenes.
    Todo tiene sus pros y sus contras este tema daría para un amplio debate.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Hola Manolo, me encanta esta serie de fotos que parecen pintadas con plumilla.
    Son HDR? me encantaria saber como las has editado
    Un abrazo
    Belen Ramon

    ResponderEliminar